Contacto
 
Buscar: Artículos
@habitat_intl
@hicpresident
 

Día Mundial del Hábitat. No más lucro! Por nuestro derecho a la tierra, a la vivienda y a la ciudad

Internacional, Octubre 2012


 

En los últimos años, documentos de todo tipo no se cansan de repetir un hecho sin precedentes: por primera vez en la historia de la humanidad la mitad de la población global del planeta, unos 3 mil 400 millones de personas, vive en ciudades. Se espera que en cuarenta años ese porcentaje llegue a las tres cuartas partes, por supuesto con muchas diferencias entre regiones y países.

La tendencia a la concentración de la población no sólo no se cuestiona sino que se presenta como irreversible, y se insiste en hablar de nuestro "futuro urbano". Visiones pendulares, extremas, que no alcanzan para explicar bien la realidad que nos rodea: de los aforismos que hacen apología de la vida en las ciudades y su rol en relación a las áreas rurales como "motores del desarrollo" o "imanes de esperanza", a la apocalíptica denuncia de que vamos camino a tener un "planeta de tugurios". En ambos casos, poco se dice de la responsabilidad diferenciada de los actores sociales, de la relación entre el mundo urbano y el rural, y de los matices y posibilidades para transformar el proceso.

La concentración del poder económico y político, ciertamente agravado a partir de la dogmática y reiterativa aplicación de las salvajes políticas neoliberales surgidas del Consenso de Washington, es un fenómeno de explotación, despojo, desigualdad, exclusión y discriminación cuyas dimensiones espaciales son claramente visibles: ciudades duales, de lujo y miseria, vecinas y amuralladas; miles de inmuebles vacíos y miles de personas sin un lugar decente donde vivir; tierra sin campesinos, sometidas a agro-negocios, privatización y acumulación acelerada y concentrada en pocas manos de los bienes comunes y la riqueza generada colectivamente. Muchas décadas de falta de apoyos a la producción familiar rural en pequeña escala y propaganda cada vez más agresiva que ensalza el consumismo urbano siguen expulsando a millones de mujeres y hombres jóvenes de sus lugares de origen y dejándolos sin opciones viables.

            Las condiciones y reglas que nuestras sociedades han creado están condenando a la mitad de las y los habitantes del mundo a vivir en absoluta miseria, mientras la desigualdad crece tanto en el norte como en el sur. En algunos países de América Latina y África los asentamientos populares y precarios son hogar de más del 60% de la población.

Lo que encontramos en el territorio es consecuencia de acciones y omisiones de diversos actores (las decisiones tomadas por pequeños grupos afectan la vida de las mayorías); pero, al mismo tiempo, es posibilidad y condición para la reproducción y/o transformación de procesos y relaciones sociales complejas, para la profundización o la disminución de las desigualdades económicas, sociales, políticas y culturales que tienen a nuestras sociedades partidas en dos.

¿Qué oportunidades estamos ofreciendo a las y los jóvenes si el 85% de los nuevos empleos a nivel global se crean en el llamado sector informal de la economía? ¿Qué clase de ciudadanos y de democracia están produciendo estas macro políticas y sus consecuencias territoriales? La ciudad-negocio para unos pocos vale más que el derecho a la ciudad para tod@s. El apartheid, en sus varias dimensiones, sigue visiblemente vigente entre nosotros.

No es una novedad para nadie que, especialmente en los últimos 30 años, muchos gobiernos han prácticamente abandonado su responsabilidad frente a la planea planeación urbano-regional, permitiendo una especulación escandalosa y la acumulación de ganancias exponenciales de parte del sector inmobiliario. Al mismo tiempo, las políticas vigentes ignoran o incluso criminalizan los esfuerzos individuales y colectivos de la población de menores ingresos por obtener un lugar digno donde vivir. Según afirman diversos estudios, entre el 50 y el 75% de los espacios habitables -no sólo viviendas sino incluso barrios enteros- del sur del mundo son resultado de las iniciativas y esfuerzos de la gente, sin o con muy poco apoyo de los gobiernos y otros actores sociales.

Hace ya mucho tiempo que venimos hablando de la urgente necesidad de una reforma urbana, solidaria de la reforma agraria. Los principales componentes de nuevos paradigmas y prácticas sociales alternativas de producción y disfrute de los asentamientos humanos, democráticos, incluyentes, sustentables, productivos, educadores, habitables y seguros, han sido parte de los debates, propuestas y experiencias concretas de movimientos sociales, redes nacionales e internacionales, sindicatos, profesionales y técnicos, instituciones académicas y activistas de derechos humanos en diversos países en los últimos 50 años.

Miles de personas y decenas de organizaciones y redes han participado de los debates, elaboración, firma y difusión de la Carta Mundial por el Derecho a la Ciudad y la Declaración de los Derechos de Campesinas y Campesinos, evidenciando no habrá derecho a vivir dignamente en las ciudades sin el derecho a vivir dignamente en el campo. Considerando que esas categorías no son estáticas -y hoy más que nunca se están viendo cuestionadas por yuxtaposiciones y mixturas varias-, el derecho a la ciudad nos obliga a mirar el territorio y los lugares donde vivimos de una manera más integral y compleja. Los fenómenos ambientales (ecosistemas, cuencas, climas, etc.), sociales (migraciones), económicos (circuitos de producción, distribución, consumo y desecho), políticas (marcos legales, políticas y programas) y culturales (idiomas, tradiciones, imaginarios) entretejen relaciones y procesos que los vinculan estrechamente. Nuestras luchas no pueden ser cómplices de una visión dualista que los mantiene separados y enfrentados, en una relación que es más de competencia y explotación que de complementariedad y equilibrio.

Debemos retomar y profundizar esta perspectiva si queremos que la reforma urbana avance como propuesta de cambio de paradigma frente a lo que muchos no dudan en llamar una "crisis civilizatoria". Tal y como lo estamos planteando, creemos que los valores y propuestas que contiene el derecho a la ciudad presentan varios puntos en común con las cosmovisiones milenarias del buen vivir que han cobrado particular relevancia política y programática en la última década. Así, ambas propuestas ponen a los seres humanos y las relaciones entre sí y con la naturaleza (entendidos como parte de ella, y ella como algo sagrado) en el centro de nuestras reflexiones y acciones; consideran la tierra, la vivienda, el hábitat y la ciudad como derechos, no como mercancías, priorizando la función social de la propiedad y el bien común definido colectivamente, contra la especulación, el acaparamiento y los megaproyectos; profundizan la concepción y el ejercicio de la democracia, no sólo representativa sino también y sobre todo directa, participativa y comunitaria; impulsan los derechos colectivos y no sólo los individuales; conciben y alimentan un hábitat productivo y una economía para la vida y para la comunidad, y no para las ganancias de unos pocos; ejercitan la complementariedad y la solidaridad, no la competencia salvaje; respetan, fomentan y garantizan la multiculturalidad y la diversidad, contra la discriminación y la imposición de modelos homogeneizantes.

Ni las personas ni el planeta aguantan más. Está claro que es necesario un cambio radical en los modos de producir, distribuir y consumir, pero también en los referentes simbólicos y los valores que rigen nuestra vida en sociedad si de verdad queremos hacer posible el buen vivir para tod@s en nuestras ciudades, pueblos y comunidades.

Lorena Zárate

Presidenta de HIC

1° de octubre de 2012









Loading the player...
1.
2.
3.
4.
5.
6.
7.
8.
9.








<< < Noviembre/2017 > >>
Dom Lun Mar Mie Jue Vie Sab
 
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
 


Brasil . Livro Produção Social da Moradia
Nos últimos dez anos, o Brasil experimentou uma significativa expansão de formas assoc...
Brasil. Lutas pela Reforma Urbana são tema de oficina autogestionada no FST
Fórum de Reforma Urbana realiza oficina no Fórum Social Temático...
Brasil. Fórum Nacional de Reforma Urbana se posiciona contra a reintegração de posse da Vila Soma
NOTA PÚBLICA...
Brasil. Vitória das famílias! Reintegração suspensa, mobilização segue
As famílias da Ocupação Soma comemoram o resultado de sua mobilizaç&atil...
DECLARAÇÃO SOBRE AS MENSAGENS FUNDAMENTAIS PARA A HABITAT III NO DIA MUNDIAL HABITAT 2015
From the Global Platform for the Right to the City...
Brasil. Os Macacos (ou Lêmures) estão por toda a cidade
Artista questionador e provocador. Subtu é um dos grafiteiros mais ativos de São Paulo...
DECLARAÇÃO FINAL – XVIII CÚPULA SOCIAL DO MERCOSUL BRASÍLIA 14, 15 e 16 DE JULHO DE 2015
Expressamos neste documento os consensos alcançados pelas várias organizaç&otil...
Brasil. Cooperativa habitacional do Uruguai é tema de mostra em SP
A PARTIR DE 3 DE JUNHO, O PÚBLICO PODERÁ CONFERIR NO MUSEU DA CASA BRASILEIRA UMA EXPO...
Brasil. JORNADA NACIONAL DE LUTA PELO DIREITO Á MORADIA, POR REFORMA URBANA, PELA FUNCAO SOCIAL DA CIDADE E DA PROPRIEDADE.
...
Brasil. BOLETIM DO FÓRUM NACIONAL DE REFORMA URBANA
BOLETIM DO FÓRUM NACIONAL DE REFORMA URBANA...
Brasil. Famílias que serão removidas por causa de Belo Monte recorrem à defensoria
Mais de 500 famílias de Altamira (PA) que terão de ser deslocadas por causa da constru...
Brasil. Benedito Barbosa recebe Medalha Nacional de Acesso à Justiça, nesta quinta-feira
A cerimônia acontece no dia 18 de dezembro, às 10h, em Brasília, no Salão...
3ª Conferência das Nações Unidas sobre Moradia e Desenvolvimento Urbano Sustentável
Car@a, Nosso país, assim como as demais nações que fazem parte da ONU tem a tar...
“A Política de Moradia é Basicamente de Favorecer o Mercado Privado”: Entrevista com Lorena Zárate, da HIC
Habitat International Coalition (HIC, ou Coalizão Internacional Habitat), é uma a...
Brasil. Juizas/es que recebem auxílio moradia, vão condenar multidões pobres a ficarem sem-teto e sem-terra?
No dia 15 de setembro passado, o Ministro Luiz Fux, do Supremo Tribunal Federal, concedeu “tut...

HIC-AL
Desde 2001, seguindo a proposta dos membros regionais e por decisão do conselho da Coalizão Internacional do Habitat (HIC), trabalha na Cidade do México o Escritório  de Coordenação Regional para América Latina da HIC (HIC-AL).
Ler mais




 
 



El contenido de esta página puede ser reproducido, siempre y cuando se cite la fuente y se envíe copia a HIC-AL (info@hic-al.org - Huatusco No. 39 - Col. Roma Sur - 06760 México D.F.), detallando brevemente la utilización que se le ha dado. Del mismo modo, nosotros citamos las fuentes que proporcionan gran parte de los materiales aquí incluidos. La información es de todos/as y para todos/as. Nos hacemos más fuertes si sabemos de dónde viene y adónde va."

Aviso legal / Legal disclaimer